Fin de semana en Finca Bodega La Estacada

Bodega

 Tarancón, Cuenca

El turismo enológico es algo que va creciendo día a día en nuestro país y ya son bastantes las bodegas que ofrecen una experiencia global y no solo la visita a la bodega.

En nuestro caso, la necesidad de huir de las fiestas de la urbanización en agosto nos llevaron hasta la Finca La Estacada, lo suficientemente cerca de Alicante como para no resultar un viaje pesado siendo solo un fin de semana.

La bodega, de reciente creación, dispone de un hotel con SPA y piscina, pistas de padel, tienda y un muy buen restaurante con vinos de la bodega.

Entre las actividades a realizar además del uso de las instalaciones, está la visita a la bodega con cata, bastante económica para los clientes del hotel y con una cata de un par de vinos.

 

Por otro lado, el restaurante del hotel merece mención especial por la calidad de sus platos. Dispone de una carta de tapeo, montaditos y barbacoa en el exterior y una carta más elaborada y seria en el salón interior.

Comimos en dos ocasiones en el restaurante interior y cabe resaltar unos platos de carne de muchísima calidad. Por la carta, los platos principales pueden resultar caros, pero las raciones son generosas y contundentes. Con una entrada para 4 y plato individual apenas llegamos al postre.

Los vinos son muy económicos, casi a precio de bodega y con copas a 1-2€, lo cual también contribuye al equilibrio en el precio final.

Entre las entradas que pudimos probar, destacamos una milhoja de foie con gominola de manzana espectacular y una buena tabla de quesos de la zona.

Durante las dos ocasiones que lo visitamos, tomamos los siguientes platos principales:

  • Solomillo de ternera y foie con puré de apio-nabo, impresionante, quizá de los mejores que he probado.
  • Paletilla de lechal asada, buena y jugosa
  • Chuletillas de lechal
  • Cochinillo confitado con su jugo, con su piel muy crujiente
  • Entrecot de ternera gallega, buen tamaño y a la brasa

Apenas probamos un postre, que resultó muy rico, la creme Brulé caramelizada con crema de piña.

El precio medio ronda los 30-40€ por persona y la atención es muy profesional.

En definitiva, una escapada de fin de semana muy interesante para degustar buen vino, buena gastronomía y en un hotel para relajarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR